En Talleres Bonachera te recomendamos que si has cumplido el kilometraje establecido desde el último cambio del aceite de tu coche debes acudir al taller para renovarlo, en este artículo te explicamos el por qué.

El aceite es un elemento importante para el funcionamiento del motor, ya que su función es lubricar y proteger porque crea una película entre las partes móviles que disminuyen el desgaste causado por la fricción y a la vez consigue que la temperatura de todo el bloque sea más baja. El lubricante en mal estado tiene como consecuencia que las partes metálicas del motor se desgasten mucho más y que la suciedad se acumule en el filtro tapandolo. Lo más grave, en todo caso, es un aumento desmedido de la temperatura, que puede dañar gravemente el motor.

Una revisión periódica no implica ir al taller, sino sacar la varilla y comprobar que el nivel del aceite es el adecuado. Si ves que ha bajado más de la cuenta, se debe rellenar ya que  las consecuencias de un motor sin aceite son aún mayores que las que ocasiona un aceite viejo. Si el coche hace miles de kilómetros y el nivel no disminuye, debes preocúpate también: ya que probablemente esté entrando gasolina al depósito del aceite, en este caso se recomienda llevarlo .

Probablemente te estás preguntando cuándo es momento de cambiar el aceite, y eso depende de de lo que indica el fabricante. En el manual del uso del coche se refleja el número de kilómetros máximos que podemos recorrer con el mismo aceite. La horquilla es amplia dependiendo de los casos: entre 5.000 y 30.000 kilómetros. No tienes que ser exacto al milímetro, pero nunca te excedas más de 5.000 kilómetros. También puedes guiarte por meses, entre tres y 24. Porque en un coche parado el aceite se estropea por culpa de la oxidación.

SEAT Cambio de aceite

Algo que es imprescindible es cambiar el lubricante junto con el filtro, ya que en caso contrario, la operación no sirve de nada y, de hecho, causa muchos problemas.

La vida de los lubricantes no depende solo del tiempo y de los kilómetros. También influye el uso del coche. Los trayectos cortos obligan a cambiar el aceite más a menudo, y lo mismo ocurre si te mueves por lugares con temperaturas extremas. 

Algunas de las consecuencias al no cambiar el aceite son: 

  • Desgaste prematuro del motor.
  • Ruidos provocados por falta de lubricación del motor: ruidos metálicos, de los taqués y de otras partes metálicas.
  • Roturas de casquillos de biela, que necesitan el aceite para disminuir al máximo su rozamiento.
  • También, y es un poco más grave, se pueden producir arqueos de levas.
  • Y en el peor de los casos, el gripado (rotura) del motor. Esto significa que las partes metálicas rozan tanto que terminan fuertemente adheridas y no permiten el movimiento.

No tomes estas consecuencias como cosas menores ya que también puede afectar a los filtros de partículas y a los catalizadores. Desde Talleres Bonachera os aconsejamos hacer los chequeos en los tiempos adecuados y recuerda que estamos para atenderte y ayudarte a mantener tu coche en excelente estado. Pide tu cita taller aquí y evita dolores de cabeza en Navidad.