¿Conoces el concepto de ¨pasajero bala? En Talleres Bonachera os contamos el significado de este y porque representa un peligro para la conducción y la seguridad de todos en el coche.

Todos sabemos que el cinturón de seguridad es uno de los elementos más importantes a la hora de conducir por su seguridad, este elemento ha logrado salvar la vida de muchísimas personas. El cinturón de seguridad no solo te protege, sino que también evita que los demás pasajeros puedan sufrir las consecuencias de lo que llaman ¨pasajero bala¨.

El ¨pasajero bala¨ es conocido por su peligrosidad en la conducción, se trata de un pasajero de las plazas traseras del coche que va sin el cinturón de seguridad abrochado correctamente y que se convierte en un peligroso proyectil que puede poner en peligro la vida de los demás ocupantes en caso de accidente o alguna frenada de emergencia.

La Dirección General de Tráfico explica que las consecuencias del ¨pasajero bala¨ es una mala práctica, prohibida por la ley y que puede ser multada por 200 euros. Esta mala práctica de que algunos usuarios de la plaza de atrás no use el cinturón resulta peligrosa incluso para la propia persona. El pasajero del asiento trasero puede ser catapultado hacia delante por el accidente o freno y de esta manera golpear al conductor o copiloto con gran fuerza, y si hablamos de una colisión lateral, el pasajero puede ser lanzado a cualquier dirección dependiendo de la potencia del choque, afectando a los otros compañeros dentro del coche.

Evita conducir con un ¨pasajero bala¨

Si vas circulando a 50 km/h, el impacto de un pasajero bala de 75 kilogramos en la parte trasera de un conductor se multiplica hasta los 1.500 kilos. Otro dato importante a considerar: un ocupante del coche con cinturón tiene un 40% más riesgo de morir en un accidente si otro de los ocupantes del coche no lo lleva puesto.

La Dirección General de Tráfico también añade que los objetos sueltos dentro del coche son también de gran peligrosidad ya que, en caso de impacto, se multiplica su peso y se convierte en proyectiles peligrosos que pueden golpearnos y en casos hasta provocar la muerte.

Ejemplo un bolso lleno puede tener un peso de 4kg y en una colisión a 50 km/h pesaría 158 kg, y en una colisión a 90 km/h llegaría a pesar 512 kg. O algo tan simple como un biberón que tiene un peso normal de 405 g, en una colisión a 50 km/h pesaría 15,5 kg y en una colisión a 90 km/h llegaría a 50 kg. Y si tomamos de ejemplo un teléfono móvil que pesa normalmente 110g, en una colisión a 50 km/h llegaría a 3,9 kg y en una de 90 km/h pasaría a pesar 12,5 kg.

Desde Talleres Bonachera os invitamos a usar siempre el cinturón de seguridad como algo obligatorio para todos los pasajeros dentro del coche, y evitar en lo posible dejar objetos sueltos para evitar accidentes.